lunes, 26 de agosto de 2013

¿Estamos formando alianzas?


Un buen líder que se jacte de serlo tiene que saber trabajar en equipo y formar alianzas, muchas veces creemos que solo podemos liderar a los de abajo, pero ¿qué hay de las personas que están a nuestro mismo nivel o más arriba?, ¿podemos ejercer nuestro liderazgo con ellos?.

Definitivamente podemos hacerlo, pero necesitamos hacer alianzas, formar vínculos entre las personas es la base para trabajar en equipo, las personas deben tener un mismo objetivo, los mismos valores, los mismos principios, las mismas creencias, la misma cultura de organización.

Cuando existen brechas muy grandes entre estas características se dificulta bastante hacer un equipo de trabajo sólido, cuando alguien no está dispuesto a seguir las reglas del equipo de trabajo, afecta la organización del grupo, la manera de funcionar del equipo y afecta la organización en general, son tal vez, pequeños detalles o parecieran pequeños detalles que hacen que las cosas no vayan bien, que los engranes no ajusten y que el "relojito" del equipo no proporcione la hora con exactitud.

En algunos textos actuales que hablan del tema se mencionan cinco habilidades o características (que yo les llamaría virtudes) que deben tener las personas de un equipo, Asertividad, Confianza, Compromiso, Coordinación y saber Complementarse, todas estas características incluyen todos los sinónimos, tal vez no son difíciles de obtener, pero en realidad cuestan mucho trabajo cuando alguien no está dispuesto a trabajar por conseguir el objetivo.

Una persona prácticamente no encaja en el grupo cuando los demás observan que no tiene los mismos objetivos y cultura de la organización y esto es como en la historia de la carreta que ilustra los tipos de personalidades que hay en una organización, existen los que señalan el objetivo y la dirección del rumbo que se debe tomar, los que se arremangan la camisa para lograr el objetivo, casi siempre son los que captan primero cual es el objetivo, otros que aunque saben cual es el objetivo, se la llevan con puro toque de balón esperando solamente la hora de salida haciendo creer a los demás que van empujando la carreta y los más peligrosos se encuentran escondidos en algún lado de la organización engañando al equipo porque cuando son observados hacen como que empujan la carreta, pero en realidad están haciendo todo lo posible por frenarla, estos últimos no deben seguir un minuto más en el equipo.

Debemos "cerrar" las brechas del conocimiento del objetivo, desde el Director o Líder de una organización hasta la Señora de la limpieza deben saber cual es el objetivo y la razón de ser del equipo, fomentar los valores, principios, creencias, etc., de tal forma que todos tengamos la misma cultura de organización, que todos tengamos las mismas características o virtudes que nos hagan recordar la frase de los Tres Mosqueteros.

Debemos dejar de lado el orgullo y el egoísmo que nos hace que no encajemos en el equipo de trabajo y cada día debemos preguntarnos: ¿Qué puedo hacer para facilitarle el trabajo a los demás?, para hacer esto debo primeramente terminar mi trabajo, no seamos los que hagan fracasar al equipo por andar pretendiendo ayudar a los demás y dejar de hacer lo que nos corresponde para luego justificarnos que andamos ayudando y facilitando el trabajo de los otros, la primera y mejor forma de ayudar al equipo es "hacer bien lo que nos corresponde".

Al final de cuentas todos nos complementamos y necesitamos unos de otros, hacer bien nuestro trabajo y fomentar el espíritu de servicio y apoyo a los demás es lo que nos hará formar alianzas para lograr los objetivos y que el equipo sea exitoso.

Eit tu! Líder, ¿Estás formando alianzas?