miércoles, 3 de julio de 2013

Déjame ver si te entendí...


Desde que tengo uso de razón los expertos en conductas organizacionales han hecho su agosto dando cursos de capacitación para que tengamos una comunicación efectiva, pero realmente no podemos tener una evaluación real que nos diga si mejoramos en este aspecto tan importante no solo para los trabajos sino para la vida en sociedad.

Siempre hemos escuchado que para que haya una comunicación es necesario que exista un emisor, un mensaje, un canal, un código y un receptor, pero creo que ha faltado en la mayoría de los casos una retroalimentación para asegurarnos que el mensaje fue recibido y no solo eso sino asegurarnos que fue entendido.

Podemos tratar de comunicar "algo" y creer que lo hicimos bien, pero es necesario saber si la persona que escucha ha entendido claramente el mensaje y no nos pase lo de la foto de arriba en la cual se muestra que un solo concepto fue entendido de forma diferente por varias personas y esta ilustración parece broma, pero ya saben que entre broma y broma la verdad se asoma.

Es muy importante también "el código" porque caemos en los supuestos de que el receptor entiende el mensaje porque el emisor supone que no existen brechas sociales, educacionales, generacionales, etc...

Para poner un ejemplo podemos mencionar a un niño que su razonamiento es muy lógico y no puede pensar más allá de lo que comprende o le han enseñado, un día el más pequeño de mis hijos que en ese entonces tenía 4 años, le estaba pegando a un costal de box, me emocionó tanto que al querer decirle que incrementara su intensidad en el golpeo, le dije ¡Suenatelo! como coloquialmente decimos a la acción de golpear, su reacción fue muy lógica e hizo según su experiencia, literalmente acercó su nariz como si el costal fuera un pañuelo desechable e hizo el sonido característico cuando cualquiera de nosotros queremos retirar el taponamiento que tenemos en la nariz cuando estamos congestionados, en el momento me dio mucha risa, pero reflexionando en el hecho podemos ver que este tipo de fallas en la comunicación se repiten "n" veces en las organizaciones y en la vida cotidiana.

Otra de los puntos importantes de la comunicación es cuando hablamos de la comunicación NO verbal y esa es la más interesante porque es inevitablemente la más congruente porque verbalmente podemos "disfrazar" nuestro mensaje pero con nuestro lenguaje corporal no existen las caretas y eso es mucho más fuerte que las simples palabras, hay muchas frases célebres referentes a esto, una de ellas es "no escucho tus palabras porque tus acciones me están gritando".

Mucho de lo que necesitamos a la hora de emitir un mensaje es la congruencia o coherencia porque decir y hacer deben de ir de la mano porque el mundo no cambia solo con nuestra opinión sino con nuestro ejemplo.

El emisor, el mensaje, el canal, el código, el receptor deben estar alineados y tener claro el objetivo para que la comunicación sea realmente efectiva.